SERIF

FICCIÓN: MATÍAS

Ficción: Matías

15 de Junio del 2017

Ilustración por: Daniel Cuéllar Trujillo


¿Y cómo está?

No sé, ahí sigue. Nada que sale.

Entonces imagino que decidieron…

Sí. Era lo mejor. No estábamos listos.

Pero, tú…

No. Yo no quería. Aunque no se lo dije, en verdad me sentí feliz por dentro cuando me comentó. Sí, Puede que suene muy cruel, pero…

No, sí. Te entiendo. A mi hermana también le pasó. Esos dos meses, hasta que por fin tomó la decisión, fueron tan… incómodos…



¿Hace cuánto entró?

No hace mucho. Va a ser media hora no más.

Y…


El médico dijo que tardaría más o menos hora y media. Que con el estado de ella…


Comprendo.



Estas ansias me están matando. ¿Quieres salir a fumarte uno?


Recuerda que hace más de dos meses que no estoy fumando, pero gracias. Igual vamos, que te acompaño. Nunca me prohibieron estar de pasivo.


Cierto. Con lo que te dio…


Sí, que mierda. Pero bueno, vamos.


...


Sí que lo necesitaba.


Yo hace rato que quiero, pero no. No me puedo arriesgar otra vez.


Sí. Qué buen susto que nos pegamos todos ese día.


Y la cara de Andrés… ¡Ja! Eso en verdad es lo último que recuerdo.



¿Y entonces todos a favor?


Pues, el voto en verdad fue únicamente nuestro.


Y los papás…


Nunca lo supieron. Si se hubiesen enterado…


Sí, tu mamá cuando quiere puede ponerse…


Y ni hablar de mi papá. ¡Creo que nos hubiese echado de la casa!


¡Y hasta desheredado!


Es que, cuántos años es que…


17… Y yo 20 no más.


Muy pequeños.



¿Ya habían pensado en un nombre?


No lo habíamos hablado. Pero yo había pensado en que si lo tenía podía ser Matías.



¿Y ella bien?


Cagada. Cagada del susto.


No es fácil.


Para nada.


¿Y tú? Cómo te sientes?


También cagado. Pensar en que el más mínimo error y…


Sí. Pero ya verás que todo saldrá bien. Esta es una muy buena clínica.


¿Tu hermana no vino acá también?


Sí. Ella también se lo hizo acá. Y mira que no hubo ni el más mínimo riesgo de nada.


Pero igual, recuerda que el estado de ella…


Lo había olvidado por completo. Pero mira que acá tienen a los mejores. Todo va a salir bien.


¡Ojalá!


¡Ya deja esa negatividad! Que tú sabes que me sabe a mierda. Mira todo por lo que he pasado. Y acá sigo. Sonriéndole a la vida. Pateándole el culo a esa… ¡Que no me dejo porque no me dejo!


Pero en estos momentos… Te diría que fuéramos a…


No. Tienes que estar acá para cuando despierte. Tras de que es un momento muy mierda, y que despierte y no te vea ahí…


Tienes razón.


Más bien te propongo algo. Cuando ella salga va a salir muy mamada, y con ganas de dormir. Entonces nos la llevamos para la casa a que descanse y vamos a por unas polas donde siempre.


Más bien por ahora entremos. Que ya me siento mal estando acá afuera. Y eso que estamos a dos pasos. Y ahora ya con lo que dices… Qué tal que salga antes y…


Pero antes, no puedes entrar oliendo a cigarrillo y que te encuentre así.


Sí, sería aún peor para ella.



Gracias, en verdad. Te debo unos a ti.


¡Qué va! ¡Si tan sólo costaron 200! Tenlo como un regalo.


Más bien, ¿quieres uno?


Ni que estuviera oliendo a… ¿O lo estoy?


Pues, para serte sincero…


Juan Lizarralde Gutiérrez