SERIF

PORQUE NO HAY UNA ROBOLUCIÓN - GERMÁN CAMARGO

Porque no Hay una Robolución - Germán Camargo

12 de Diciembre del 2016

Análisis sobre el método de la sociedad de control y su influencia en la indiferencia social




Es una gran paradoja pensar en la independencia del individuo de los sistemas fallidos si se considera lo inversivos que estos pueden llegar a ser o la pasividad con la que el sujeto posmoderno acepta su situación dormido en el placebo de la indiferencia ante el descaro, la amoralidad y la mala administración de grandes y poderosos en todo el mundo; esta casi un estado hipnótico, donde la información es tanta que se aglomera en su entendimiento y muere o nace en la transformación del hombre como algo incompleto por los afanes de la interpretación o las ansias de novedad con morbo y juicio social.

Es lógico entonces preguntar ¿cuál ha sido papel del individuo como elemento de constitución a esta sociedad y como este es incapaz de entender la realidad y transformarla? . Pero primero antes de juzgar e intentar entender esa construcción histórica que es el hombre se debe entenderlo obligatoriamente así, un ser formado (y claramente deformado) por su pasado; es absurdo buscar descifrar ese enigma antropológico del “último hombre”, aquel posmoderno que nos tiene pasmado por su irracionalidad, sin aclarar las decisiones y factores que le dieron su esencia. Es aquí donde falla completamente la teoría de sobrecargo de información, aunque si bien el individuo queda anonado ante la realidad que le informan y es llevado bajo las corrientes del pensamiento común, no se puede afirmar (por ahora) que en nuestra época actual la tecnología se capaz de controlarnos en cada momento del día, quitándonos por completo cualquier espacio de reflexión o que esta misma pueda inhibir la facultad propia del hombre, la razón misma.

Claramente son otras causales las que debemos seguir y encontrarlas es tan fácil como ver al cotidiano, en la cultura de la globalización están anecdóticas estructuras sociales algunas grandes como estados con principios idealistas democracias, monarquías, socialismos, patriarcados, matriarcados, comunismos, etc. Pero el común denominador de estos es que sus ciudadanos o integrantes solo forman parte activa en su formación de manera integral solo en la idealización y nunca en la práctica, desarrollan sujetos capases de mantenerse bajo el sistema (donde inclusive la oposición ya hace parte indispensable de ese juego de círculos y sombras) con métodos opresivos y castrantes hacia todo impulso evolutivo desde colegios hasta las leyes del mercado con sus mínimas normas para asegurar la vida. Y si nos seguimos preguntando porque no existe una revolución masiva es por el hecho de que en el orden caótico del mundo no ha habido espacio para generar tan masivo cambio y el hombre aun no está preparado, si este es incapaz de pensar siquiera en la condición a que somete su vida aceptando implícitamente las normas sociales corre la suerte de un cuerpo decapitado tanto si se gobernara completamente como si gobernara al mundo y sus recursos.

En resumen, la razón por la que la sociedad siempre ha estado en la decaída de la mala administración porque no han existido hombres con tal autonomía para regir su libertad de manera racional, ni para regir a la de los otros.

Más si el contexto ha sido insuficiente para formar un nuevo sujeto histórico no significa que el hombre no haya mostrado destellos de ese futuro venidero, y si la verdad ya no interesa y transforma es porque la verdad que muestran es una deprimente mascara de la sociedad.

Nos venden hoy por hoy las noticias y descubrimientos de políticos corruptos y logismos capitalistas que nos sabemos de memoria con la esperanza de fascinarnos y cautivarnos, como ya mencionado algo inútil, pero no tienen ese mismo esfuerzo en vendernos las verdades que si también acariciaron la superficialidad, pero fueron lo suficientemente hábiles para penetrar en los misterios del ser y la capacidad creadora, conocimientos mil veces mas llamativos como necesarios. Y si envés de noticas viéramos en todo el mundo por las fuentes desinformativas un antonin artaud, un Nietzsche, un Marx, un Wilde y hasta Rilke, hombres que nos muestran un empoderamiento de la finalidad de ser “hombre”(en el sentido antropológico) y nos llevan más halla con la esperanza de la eternidad labrada por la imaginación y creación humanamente divina; En ese caso seriamos capases de preguntarnos si tan necesitada revolución no empezó en nuestra auto-creación y en ese caso si es verdaderamente necesaria una revolución como las conocemos hoy en día.


Escrito por : Germán Camargo

Julian Alejandro Morales Umbacía